5 motivos de alarma SEO a los que debes prestar atención ya

Seoinnova Equipo
Aunque muchas se ve el trabajo de SEO como una tarea a largo plazo, ya que Google no produce resultados inmediatos y tarda un tiempo en revalorizar nuestra web, lo cierto es que hay determinados motivos de alarma que en ocasiones requieren prestar una atención inmediata si no queremos que nuestra web vaya de mal en peor.   Muchas empresas no le prestan la atención que deberían a estos problemas de SEO. Sin embargo, pueden ser la razón de que el próximo mes te bajen las ventas un 10% en tu tienda online sin que hayas dado cuenta, o de que tu web deje de estar visible y tus clientes empiecen a ponerse nerviosos. En este post vamos a ver cuáles son esos motivos de alarma que deberían hacerte poner el grito en el cielo y tomar medidas inmediatas.   1. Una caída brusca del tráfico web.  Muchas de las...
5 motivos de alarma SEO a los que debes prestar atención ya

Aunque muchas se ve el trabajo de SEO como una tarea a largo plazo, ya que Google no produce resultados inmediatos y tarda un tiempo en revalorizar nuestra web, lo cierto es que hay determinados motivos de alarma que en ocasiones requieren prestar una atención inmediata si no queremos que nuestra web vaya de mal en peor.

 
Muchas empresas no le prestan la atención que deberían a estos problemas de SEO. Sin embargo, pueden ser la razón de que el próximo mes te bajen las ventas un 10% en tu tienda online sin que hayas dado cuenta, o de que tu web deje de estar visible y tus clientes empiecen a ponerse nerviosos.
En este post vamos a ver cuáles son esos motivos de alarma que deberían hacerte poner el grito en el cielo y tomar medidas inmediatas.

 

1. Una caída brusca del tráfico web.

 Muchas de las caídas de tráfico web pueden deberse a una penalización de Google Penguin, es decir, que Google ha detectado que estamos consiguiendo enlaces de manera artificial y ha decidido penalizarnos, a veces haciéndonos caer hasta la segunda página.
Sin embargo, estos no son los únicos motivos por los que se puede producir una caída del tráfico orgánico. Por ejemplo, también puede tratarse de:

 

  • Las palabras clave que habías elegido ya no están tan de moda. Por tanto, aunque sigas siendo el número 1 en Google, ahora hay menos visitas. Esto pasa cuando son keywords muy ligadas a la estacionalidad. Conviene estar al tanto de los resultados en Google Trends de las palabras clave que estamos trabajando.

 

  • Hemos perdido posicionamiento. Hemos pasado de la posición 1 a la 2 o a la 3 de manera permanente, lo que implica muchas veces que puede que recibamos un 30% menos de tráfico. Tendremos que esforzarnos en desbancar a nuestro competidor, que acaba de arrebatarnos el primer puesto.

 

 2. Desaparecer de Google.

 Un motivo de alarma que debería llevarnos a tomar medidas inmediatas. Si tu web no sale en Google, es como si no existiera. Poca gente va a escribirla directamente en el navegador, a menos que ya tengas una marca muy consolidada. Aún así, la mayoría de la gente utiliza el buscador cuando quiere ir a algún sitio.
Si tu web ha desaparecido de Google, hay que intentar enterarse de qué ha pasado. Puede que sea por ejemplo que se ha hecho algún cambio erróneo en el archivo robots .txt, o que hemos indicado en nuestro CMS que no queremos que este sitio sea indexado por los motores de búsqueda. Hay que ponerle solución si quieres sacarle partido a tu web.

 

 3. Que tu web no se pueda visualizar.

 Una cosa es no estar en Google, y otra muy distinta estar en Google, pero que al hacer clic, tu web no se pueda ver. Ahí los problemas pueden ser varios y de distinto origen. Por ejemplo, es posible que el servidor esté completamente saturado porque tienes demasiadas conexiones simultáneas. En tal caso lo adecuado sería pasarse a un servidor dedicado o a un servidor virtual. Otra razón por la que puede que tu web no se vea también es que haya algo mal en la programación y salga algún tipo de error. También es posible que si tu web ha tenido un fallo de seguridad y un hacker ha logrado meterse en tu servidor, esté haciendo estragos y tu web haya dejado de verse.
Otro de los motivos puede que sea la configuración de los DNS del servidor, que no sea correcta, que te haya caducado el dominio, o incluso que se haya producido una caída del servidor (con lo cual deberías acudir a tu proveedor y preguntarle qué demonios pasa).
Como ves, pueden ser muchas las razones por las que tu web no se ve. Si estás en esta situación, te recomendamos que contactes con un buen profesional informático para que revise tu web y vea cuál es la razón por la que no se puede visualizar.

 

 4. Una penalización de Google.

 Este es el motivo más típico de alarma que nos suele asustar a todos: ¡Google me ha penalizado! ¡Todo el trabajo de SEO que he estado haciendo y mira lo que ha pasado!
Parece el momento ideal para ponerse nervioso, porque pasas de tener un tráfico orgánico altísimo a perder cientos o miles de visitas de golpe, lo que acaba repercutiendo en las ventas o ingresos que obtienes a través de esa web. Y lo peor es que no es un problema que se solucione de la noche a la mañana, ya que si Google te ha penalizado, hay que esperar a que vuelva a reconsiderar tu web tras haber hecho los deberes.
Si Google ha penalizado tu web, te recomendamos que no intentes hacer el trabajo tú solo.  Probablemente tengas que hacer una tarea complicadísima de limpiar enlaces, que te llevará mucho tiempo y que no siempre se hace bien, porque a veces se eliminan enlaces que sí podían ser útiles. Contacta con nosotros para que evaluemos tu perfil de enlaces y te ayudemos a superar esta penalización de Google.

 

 5. Que tu web empiece a ir lenta

Otro motivo que te puede poner de los nervios es que un día descubras que tu web se está poniendo cada vez más lenta. Tú mismo te cansas de esperar cuando te conectas, pues imagínate los demás usuarios y potenciales clientes. No es un lugar en el que a uno le apetezca estar, porque con cada clic te toca estar un rato viendo cómo el circulito del navegador da vueltas hasta que sale la página que quieres.
Si tu web es lenta, puede que sea por la propia configuración del diseño y la programación de la web, o bien porque el servidor está yendo cada vez más lento. Es hora de comprobar cuál es tu situación y tratar de hacer que tu web vaya más rápida, porque cuanto más lenta es una web, menos tráfico, menos posicionamiento y menos ventas.
¿Está tu web atravesando alguna de estas situaciones? Te invitamos a ponerle remedio cuanto antes contactando con nosotros para que revisemos tu sitio y podamos aplicar las acciones de SEO adecuadas para lograr que tu página vuelva a florecer.

Deje su comentario

9 − 3 =

Auditoría SEO GRATIS! Empezar auditoria
Hello. Add your message here.